¿Qué pasa con el agua?

images aguaDeshidratado y sudoroso a causa de un mal pensado paseo bajo el sol del mediodía, entro a por una botella de agua mineral en una pequeña tienda de barrio, atendida por un hombre de buenos modales y exasperante simpatía. Quizás fuera por la falta de líquidos en mi metabolismo o simplemente la indecisión habitual que me acompaña desde niño, pero fui incapaz de escoger una marca de las muchas expuestas en la nevera y directamente pregunté si podría decirme cual era la mejor. La respuesta del atento dependiente fue todo un alivio… “todas saben igual pero esta aun conserva, un poco, el sabor a agua mineral”.

Desde hace tiempo vengo teniendo la sospecha de que el agua embotellada a perdido sabor a manantial, y no se diferencia tanto de la del grifo como cabía esperar. Hasta ahora lo achacaba a una paranoia personal o al resultado de alquitranar el paladar a base de cigarrillos durante más de una década, pero saber de la existencia de más gente en el mundo que comparte mi opinión era un consuelo para mi delicada salud mental. Es muy probable, dada mi ignorancia, que esto tenga una explicación razonable como podría ser que el proceso de descontaminar y potabilizar el agua actual sea más agresivo y afecte al sabor por el bien de nuestra salud. Aunque a estas alturas ya desconfío de todo y no me sorprendería que para abaratar costes y sacar beneficios, algunas empresas hayan decidido rebajar la calidad de su producto.

Tampoco sería nada grabe, solo es agua. Un elemento que ayuda al sediento y resulta útil para la supervivencia básica de todo ser vivo, mientras cumpla con esa función no debería importarnos mucho algo presuntamente incoloro, inodoro e insípido. Ya aceptamos la gaseosa desbravada como agua con gas, a partir de ahí todo vale. Y Si ese curioso colectivo snob de aficionados a las catas de agua (En serio, saber si una agua es terrosa o acida no os hace interesantes.) que convencieron a muchos restaurantes para tener una carta de botellas, algunas con precios escandalosos equiparables a los mejores vinos, no han puesto el grito en el cielo debe ser que todo esta correcto.

Por mi parte seguiré bebiendo como la mayoría, engullendo el liquido deprisa, sin parar a saborear y con el simple objetivo de aplacar la despiadada sed antes de empezar a tener serias alucinaciones, aunque con la ligera sensación de que algo esta fallando en Matrix… ¿Sabéis que? Mejor vuelvo a hidratarme a base de cerveza y refrescos como hacia en la adolescencia y dejo de pensar en cosas raras sin importancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s